En estos momentos que estamos viviendo un distanciamiento físico social, hemos iniciando una nueva dinámica familiar, en la cual las familias quieran o no, están conviviendo prácticamente todo el día y consecuentemente las fricciones y desencuentros se están generando entre los diferentes miembros de la familia.

El filósofo Aristóteles nos habla sobre la virtud de la amistad y que nadie elegiría vivir sin amigos y nos dice que la amistad existe entre los familiares, incluso nos menciona que los lazos de amistad más profundos son aquellos entre Padre e hijo y viceversa, así como entre cónyuges, hermanos y extraños que se convierten en amigos.   Efectivamente nos dice que se puede dar la amistad si existe una benevolencia entre ambos y un respetuo mutuo.

Como sabemos actualmente, los servicios de Impartición de Justicia están suspendidos tanto a nivel Federal como a nivel Estatal, en el primer caso, el Ministro Presidente Arturo Zaldívar declaró que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación acordaron sesionar remotamente a partir del 20 de Abril. Nos dice que su prioridad es salvar vidas, aunque me parece que ésa es la labor de los médicos y la de jueces es la de la impartición de justicia, en fin, ésto al parecer es la luz que se vislumbra al final del camino.

Y lo anterior no es una tema menor, ya que como consecuencia precisamente de “quedarse en casa” que nos exhorta la autoridad, si bien permite el desaceleramiento de la propagación del coronavirus, está por otro lado acelerando el tema de violencia intrafamiliar. Se están generando los números más altos de violencia intrafamiliar de los últimos años y por el otro lado, no hay Juzgados y tampoco existen los espacios necesarios para que éstas mujeres que están siendo violentadas puedan salir de la prisión en donde se encuentran.

El receso de la actividad jurisdiccional, ha sido el pretexto perfecto para quienes están en una disputa de custodia o con una controversia sobre la convivencia, para restringir aún más todo contacto de los menores con el ascendiente que no es el custodio principal, no hay espacios habilitados del Gobierno del Estado y no hay autoridad que haga valer la ley.

No hay duda que la vida es el valor más importante que tiene el ser humano, pero cuando esa vida está siendo atormentada, pierde su sentido y significado y se prefiere la justicia a la vida propia. Cuando estas viendo que te están causando a ti un daño o a alguno de tus hijos, entonces preferirías dar tu vida a estar sufriendo tales vejaciones.

Nuestro sistema constitucional establece en su artículo 17 que toda persona tiene el derecho a que se le administre justicia de manera pronta y expedita y conforme a nuestro máximo ordenamiento y diversas Convenciones Internacionales a las que México es parte, como la Convención Belém do Pará, establece el derecho a la mujer a vivir libre de violencia.

Necesitamos medidas que permitan regresar a los juzgados de manera ordenada y escalonada, considerando al derecho familiar de manera inicial, permitiendo el acceso únicamente a las partes y mediante citas para evitar la conglomeración.

También es necesario que se dicte un Decreto en el cual obligue a todos los abogados que están representando a las partes o a las propias partes para que en un portal registren su correo electrónico para efectos de notificaciones e iniciar a con notificaciones de sentencias, lo cual reactivaría el trabajo judicial y eviataría el resago y acumulacion de trabajo.  Si se  puede.

Manuel Estevez Mendez
Doctorando en Derecho por la Universidad Panamericana
Experto en Derecho Constitucional y Familiar
Comentarios.- manuel@estevez.org.mx